Título en Inglés



Yüklə 1.09 Mb.
səhifə1/14
tarix31.10.2017
ölçüsü1.09 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Título en Inglés:

Awareness:

Exploring, experimenting, experiencing.




E DITORIAL CUATRO VIENTOS Casilla 131. Santiago 29, CHILE

El objetivo de Editorial Cuatro Vientos es la publicación de ideas y medios que la persona pueda usar en forma independiente, con el único fin de llegar a ser más verdadera, de alcanzar el crecimiento como ser humano y de desa­rrollar sus relaciones y su comunicación con los demás.

Este libro es traducción de:



A wareness: exploring, experimenting, experiencing © Real People Press, 1971.

© Cuatro Vientos, Editorial, 1976.

Inscripción N° 44.930

Derechos reservados para

todos los países de habla hispana.

2a Reimpresión 1978

3a Reimpresión 1979

4a Reimpresión 1980

5a Reimpresión 1981

6a Reimpresión 1983 ' . .

7a Reimpresión 1984

8a Reimpresión 1985

9a Reimpresión 1988 10a Reimpresión 1990 11a Reimpresión 1991 12a Reimpresión 1992

Diseño de Cubierta: Alian Browne E.

Alejandro Rodríguez M.

Fotografía: Juan Hernández T.

Impresor: Salesianos, Bulnes 19, Santiago

Impreso en Chile / Printed in Chile



ISBN 84-89333-02-5

EL DARSE CUENTA

SENTIR IMAGINAR VIVENCIAR

JOHN O. STEVENS

EJERCICIOS Y EXPERIMENTOS EN TERAPIA GUESTALTICA

TRADUCCIÓN DE: MARTIN BRUGCENDIECK



CUATRO VIENTOS EDITORIAL

Querido Fritz:

Lo que más recuerdo de ti es tu cariño, tu ternura y tu de-licadeza, que aparecían cada vez que alguien se mostraba abierto y honesto, fuera honestamente santo u honestamente malvado. También recuerdo lo brutal que eras ante la falsedad, negándote a tolerar engaños de cualquier tipo. Sé que no te gustaba ser bru-tal, que preferías vivir y fluir con las personas en un darse cuenta total. Tu brutalidad era en realidad tu mayor bondad, devolviendo con ella a muchos de nosotros a la vida al desenmascarar nuestros juegos y manejos.

Les llegaste a muchas personas con tu vida; quisiera que pudieras ver a cuantos estás alcanzando mediante tu legado de li-bros, grabaciones y películas. A medida que escribo esto, me doy cuenta que tengo lágrimas en los ojos y hasta puedo escuchar di-ciéndome: "Eso sí que es un lindo derretimiento". Gracias, Fritz, por guiarme y por frustrarme hasta el borde del descubrimiento y por mostrarme las herramientas para proseguir mi viaje.

STEVE.

Prólogo

Tal vez lo más importante y revolucionario que ha surgido en los últimos años en sicoterapia y en desarrollo personal ha sido el énfasis que se está dando al proceso del darse cuenta, del tomar conciencia, del estar alerta. Estuve tentado de escribir el "descu-brimiento del proceso del darse cuenta", pero esto no seria verídico. Desde que surgió la vida en la tierra ésta es una capacidad propia de todo lo animado, desde la ameba más modesta y humilde hasta el más evolucionado de los hombres. Es que últimamente, en lugar de continuar embutiéndonos ideas, interpretaciones y patrones de conducta, la sicoterapia y en particular la terapia Guestáltica han comenzado a proclamar la capacidad de darse cuenta o "awareness", en inglés, como el agente curativo más importante. De hecho es una propiedad que todos tenemos, y que unes más y unos menos, hemos ido perdiendo en el transcurso de nuestro crecimiento. El darse cuenta de un recién nacido se limita a algunas necesidades de orden fisiológico y de afectos generales, como agrado y desa-grado. A medida que se va creciendo y el mundo va creciendo para el individuo, también aumenta su capacidad de darse cuenta. Tengo tal o cual apetito. Siento tal o cual emoción. Hasta aquí el fenó-meno se presenta como algo sencillo. Luego vienen las relaciones interpersonales, el grupo, la sociedad, los parientes. Ellos me im-primen sus deseos y expectativas y yo les imprimo las mías. Final-

10

mente, la vida social —es decir la vida en una sociedadtermina por moldearme, por conformarme de acuerdo a su modelo, me com-penetro de sus ideales, de sus reglas, de sus exigencias, y acabo identificándome enteramente con ella y muy posiblemente divorciado de mí mismo (excepto tal vez por esos molestos dolores de cabeza, esos resfríos frecuentes, esas depresiones o esos problemas a la columna, etc., que me permiten faltar a mis deberes habituales), además de manejado por las necesidades ficticias que me crea la publicidad y por lo tanto amargado con mi existencia ya que no puedo ni tener, ni hacer todo lo que quiero, o no me puedo librar de las cosas que quiero, o no me puedo relacionar con las demás personas del modo que quiero, o no puedo sentir las cosas que quie-ro, o quisiera, sencillamente, ser otra, persona de la que soy. En este punto la cosa ya no es tan sencilla. De todo lo mucho que me doy cuenta, no sé qué es mío ni qué proviene del mundo. No sé qué es real, ni sé qué es fantasía. No sé si vale o vo la pena, no sé si voy a poder salir adelante o no.

Este libro es para esto. Para desenredar la madeja. Para comenzar a colocar las cosas en su sitio dentro de mí y en los demás. Esto es recuerdo, esto es aquí y ahora. Esto es proyección, esto es mío. Esto es emoción, esto es intelectualización. Esta es mi mano, ésta es la tuya.

También sirve para explorar la, infinidad de modos de ex-presarme con el cuerpo que tengo. Sirve para explorar la increíble capacidad creativa, que está en cada uno de nosotros al asumir que somos un rosal, somos un pez en el agua, y también somos un de-monio. Con esto nos acercamos cada vez más a la sabiduría orien-tal donde el Samurai depende enteramente de su alerta, de su dar-se cuenta centrado en el presente y en sí mismo, y donde el artista Zen representa solamente aquello en lo cual se ha transformado compenetrándose hasta la identificación con el objeto.

A mi modo de entender, el hombre como especie tiene tres capacidades peculiares que lo distinguen. Su fantasía o imagina-ción, su capacidad de moldearse a distintas situaciones o plastici-dad, y su capacidad de comunicarse. Es un hecho que las civiliza-ciones se han construido en base a la capacidad inventiva, genera-lizadora, proyectista de los hombres siempre pensando en el ma-ñana—, empujados tal vez por su angustia ante el hoy. Queriendo hacer un mundo mejor para sus hijos, como si con esto hicieran a sus. hijos más felices. ¿De dónde proviene este temor ante el tiem-po, este no poder dejarse estar, este tener que empujarse hasta límites que hace unas décadas parecían absolutamente inalcanzables? ¿Es que nos proyectamos en nuestros hijos y no podemos dejar

prólogo 11

de vernos a nosotros mismos en ellos? ¿Es que no aceptamos que ellos sean otras personas que nosotros? ¿Es que renunciamos a ser nosotros mismos y ya sólo esperamos que ellos sean lo que nos-otros no fuimos? ¿Es que nos angustia el pensar-imaginar-fantasear que ahora es ahora y que este momento se fue y no volverá jamás? ¿Es que nos angustia la idea de la nada? Pienso que si bien la fan-tasía sirve para la vida diaria, también es nuestra trampa, y mu-chas veces mortal. Afortunadamente, el hombre se está volviendo una vez más a sí mismo. Ya no se trata tanto de poseer y manipu-lar objetos, sino que está empeñado en descubrir dentro de sí posi-bilidades nuevas, modos de estar nuevos y que hasta ahora eran inalcanzables para el común de los mortales de occidente. Mientras las demás ciencias nos han dado las armas para controlar y ani-quilar el balance de la naturaleza, las ciencias o artes del espíritu con su renacimiento nos están recordando que el mundo tal cual es, es hermoso y suficiente, y que tal vez lo más hermoso son los espa-cios interiores de cada persona, sus fantasías tomadas por lo que son, y su capacidad de comunicarse y vibrar juntos.

A diferencia de otras especies, donde la especialización es siempre la regla: viven un tipo de vida, hacen un tipo de cosa, tie-nen un modo determinado de moverse; en nosotros pareciera que la regla es precisamente que podemos hacer muchísimas cosas dife-rentes, vivir de modos diferentes, creer en cosas diferentes, comer cosas diferentes; ser vegetarianos, macrobióticas, carnívoros, alcohó-licos, etc. Tal vez por esto es que se dice que el hombre moderno vive actualizando sólo un 15 a 20% de su potencial. Nuestra mar-ca de fábrica podría ser la variabilidad o plasticidad. Es por esto tal vez que estas dos últimas décadas van a ser conocidas como las décadas del potencial humano. Ha habido una explosión de técni-cas e ideas que basadas en su plasticidad (en lugar de su rigidez) favorecen el desarrollo humano, mejorando el estado físico y síquico de las personas. El hombre una vez más se vuelve a sí mismo.

Si solamente pudiéramos comunicarnos verdaderamente. Si solamente yo me detuviera a escuchar las señales que percibo desde dentro de mí. Si solamente escuchara y atendiera a todo lo que me está expresando el otro cuando me dirige la palabra. Tal vez si cada uno se hiciera responsable de lo suyo de lo verdaderamente suyono estaríamos metidos en esta loca carrera de poderío y destrucción. ¿Será que amamos más la muerte que la vida y por esto no podemos centrarnos en el presente? Curiosa paradoja, para poder vivir tenemos que aprovisionarnos de herramientas para ma­tar. ¿Qué país puede decir que gasta más en salud y beneficencia que en armas?

12

No sé por qué llegué tan lejos al ir escribiendo este pró-logo, será que estoy expresando mi sensación de alarma ante lo que ocupa mi mente en este instante. Todo el mundo de habla his-pana está convulsionado. Unos porque dicen que la verdad es A, otros porque dicen que la verdad es B. ¿ Y quién dice qué es la ver-dad y cómo se llega a ella? Yo tampoco tengo la respuesta. Tal vez estoy llegando a mi verdad, al igual que usted. Y, curiosamente, pareciera que siempre estuvo ahídentro de mí—, tapada y ente-rrada bajo rumas de ideas, expectativas, necesidades inventadas, ideologías, temores, etc.

Ayer andaba por la montaña y ensayaba en mi cabeza lo que escribiría. De algún modo la belleza del paraje y la sencillez de la naturaleza me hicieron asociar esto a la belleza y la sencillez innata en el hombre. ¡Si sólo nos diéramos cuenta de ello! Creo honesta-mente que este libro puede servir para esto. Cuando mi amigo John Stevens me encomendó la edición española de los títulos de su Real People Press, yo no sabía que iba a ser una labor tan gratificante como lo ha sido hasta ahora. Siendo editor me doy cuenta de mi enorme y hermosa responsabilidad. Yo he decidido el darle a usted la posibilidad de leer tal o cual cosa. En cierto sentido me siento un educador, estoy mostrando qué y cómo hay que mirar para ha-cer descubrimientos. Siendo lector usted también comparte esta res-ponsabilidad. Usted tomó este libro libremente, y podrá hacer de él lo que le plazca.

En la introducción a "El Secreto de la Flor de Oro" (Paidos, Buenos Aires, 1972) Jung y Wilhelm escriben:

"Un antiguo adepto dijo: Pero si el hombre erróneo usa el medio correcto, el medio correcto actúa erróneamente. Ese proverbio de la sabiduría china, por desgracia tan sólo demasiado cierto, está en abrupto contraste con nuestra creencia en el método "correcto", independiente-mente del hombre que lo emplea. En verdad todo depende, en esas cosas, del hombre, y poco y nada del método. El método es ciertamente sólo el camino y la dirección que uno toma, mediante lo cual el cómo de su obrar es la fiel expresión de su ser. Si esto no es así, el método no es más que una afectación, algo artificial aprendido como un agregado, sin raíces ni savia, sirviendo al objetivo ilegal del autoencúbrimiento, un medio de ilusionarse sobre sí mismo y escapar a la ley quizás implacable del propio ser."

Ojalá que este libro le ayude a usted mismo a crecer, o a ayudar a otros a "desenredar su madeja". Si Ud. es artista expre-

prólogo 13

sivo, ojalá que los muchos "viajes" descritos aquí puedan tornarse más satisfactoriamente creativos. Si usted es actor, ojalá que algu-nos de los ejercicios que aparecen aquí le sirvan para que todo su ser, sus músculos, articulaciones y emociones, se proyecten en el mo-mento de expresar su papel. Si usted es profesor, ojalá que en él descubra algunos juegos que podrán servir para incrementar el in-terés y la participación en el proceso de educar, que no es otra cosa que mostrar cómo descubrir.

Si no fuera porque conozco a John, hubiera imaginado tal vez por su modo de escribir, que se trataba de un hombre delicado y endeble (pre-juicios míos, por supuesto). Pues bien, mide más de 1 metro 90 cm y es tan macizo como un leñador de Alaska. Habla poco, trabaja mucho con las manos y con su cabeza. Cuando está, está, y cuando no, sencillamente no está. Tiene la paciencia de quien cultiva una planta: no apura, no retrocede, poda (frustra) lo su-ficiente, estimula (abona) lo justo. Diría, que sigue el proceso de crecer. John es terapeuta Guestáltico de otra generación que Fritz Perls. Siendo menos espectacular, es más paciente y solícito. De no mediar un evento "sincronístico" tal vez jamás hubiera conocido a John y a su madre Barry Stevens. Un amigo me envió por error) un libro publicado por Real People Press. Me gustó y le escribí al editor; su respuesta fue tan generosa, desinteresada y compro-metida, que todo lo que siguió ha resultado una editorial (ésta) una amistad, un viaje de Barry a Chile y muchas otras cosas que se llaman: solidaridad, hermandad y, tal vez más que nada, humanidad

FRANCISCO HUNEEUS

Editor.


Lo Barnechea, 1976.

índice

Introducción 17.

El Darse Cuenta 21.

Zonas del darse cuenta 24, Enfocar 25, Generalizando 25, Selección 25, Evitando 26, Duración y fluir 27, Conexión e interrupción 27, Agradable, desagradable 28, Ir y venir 28, Intentando 29, Proceso 29, Actividades físicas 29, Liberando su cuerpo 30, Contacto-retirada 31, Ejemplos 33, Tarea cotidiana 37, Escuchando lo que nos rodea 38, Contactando 38, Ensayar 39, Re-traerse 39, Memoria visual 40, Censurar 40, Contactar 43, Aceptación de síntomas 43, Exagerar síntomas 43, Verificando la realidad 44, Ir y venir 44, Identificarse con un objeto 49, Entonando 51, Identificación con el rosal 52, Respuestas, ejemplos 53, Aspectos de la experiencia 62, Identificación invertida 66.



Comunicación interior 71.

Exigencia y respuesta 72, Escuchándose a sí mismo 76, Dejar partir el "pasado" 77, Situación sí-no 78, Diálogo con los padres 82, Tengo que - Elijo que 84, No puedo - No quiero 85, Necesito-Quiero 85, Tengo miedo de - Me gustaría 86, Darse cuenta



índice 15

de la cara 88, Diálogo de las manos 89, Diálogo del síntoma 91, Diálogo del síntoma con lo otro 92.



Comunicación con otros 95.

Escucharse la voz 98, Jerigonza-Galimatías 99, Identificación con la voz 100, Diálogo Padre-Hijo 100, Riña familiar 103, Frases impersonales 107, Frases "tú" 107, Frases "nosotros" 108, Frases "yo" 108, Pregunta 108, Transformar preguntas en afirmaciones 108, ¿Por qué? - porque 109, ¿Cómo? - así 109, Pero 109, Y 110, Declaraciones yo - tú 110, Culpabilidad - re-sentimiento - exigencia 114, Tú lo tienes; yo lo quiero 118, Comunicación no verbal 119, Negaciones no verbales 121, Re-flejando el cuerpo-movimiento-jerigonza - simultáneamente 122, Resentimientos 127, Aprecio 128, Diferencias 129, Posición del otro 129, Reacción ante los sentimientos 129.



Al coordinador o líder del grupo 131.

Viajes imaginarios 141.

Tronco, cabaña, arroyo 143, Respuestas y comentarios 144, Pensamientos 151, Resentimiento - Aprecio 152, Debilidad -Fortaleza 152, Inversiones 154, Estatua de uno mismo 155, Compañero 156, Motocicleta 157, Espejo 157, Tienda abando-nada y casa de empeño 158, Cueva submarina 159, Orilla del mar 161, Cuarto oscuro 162, Hombre sabio 163, La búsqueda 164, Loco 165, Personas a izquierda y a derecha 165, Otras po-sibilidades 166.



Pares 169.

Me resulta obvio que - Imagino que 170, Trabajando con la imaginación 171, Conversando con la espalda 172, Yo soy- yo represento ser 173, Isla desierta 173, Jerigonza 174, Abriéndose 174, Dibujando la cara 175, Telegramas 176, Carencias 176, A continuación 176, Diálogo de las manos 176, Secretos 177, Niño bueno - Niño malo 178, Deberías 179, Profesor - alumno 179, Diálogo de Padres 180, Completando oraciones 180, No - yo 182, Paseo a ciegas 182, Espacio personal 184, Puja Sí-No 185.



16

Parejas 187.

Encuentro 187, Proverbios 188, Suposiciones 189, Aprecio 189, "No" indirecto 190, Inversión de roles 190, Causar dolor 190, Expectaciones 191, Exigencia-Respuesta rencorosa 192, Argu-mento vital 193, Argumento de la relación 194, Contactando a través del nombre 195, Necesidades - deseos - carencias 195, Diálogo Sí-No 196, Oración de la Guestalt 196.



Actividades de grupo 119.

Ensayo y Angustia 199, Ejemplo 201, Formando grupos 202, Presentaciones 204, Elección del líder 206, Dar y recibir apre-cio 206, Expresión no verbal 207, Tres deseos 208, Pase la másca-ra 209, Robot - Tonto del barrio 210, Conversación con las manos 211, Exageración o cambio completo 214, Rol y su opuesto 215, Tocando una cara 216, Animal 218, Exploración a ciegas de un objeto 221, Fin del mundo 223, Espaciograma 224, Lugar familiar 225, Conexión 226, Telegrama 226, Masaje en el hombro 227, Organismo submarino ¿27, Mano-corazón 228, Máquina humana 228, Ronda de Confianza 230, Alzar y mecer 232, Masaje en grupo de la espalda 233, Secretos 234, Arcilla imaginaria 236, Escultor 237, Amontonarse 238, Ronda de imi-taciones 238, Naturaleza humana 238.



Arte, movimiento y sonido 241.

Dibujando con la izquierda y derecha 241, Dibujo interior 243, Diálogo dibujado 245, Experimentando 246, Aparición 247, Escribiendo el nombre 249, Escultura de uno mismo 250, Movi-miento corporal 251, Respirando dentro de su cuerpo 253, Cen-trando 253, Compresión-expansión 254, Apoyándose 254, Hacia-Desde 255, Tensando 256, Capullo 256, Gravedad 256, Explo-rando posibilidades 257, Bailarín 258, Creciendo 259, Evolu-ción, 259, Separación y conexión 260, Incompleto 260, Ángulos insólitos 261, Diálogo de movimientos 261, Llama 261, Cantan-do 262, Diálogo con sonidos 263, Poesía del darse cuenta 264, cantando el darse cuenta 265.



Epílogo 267.


Introducción

Este libro trata del darse cuenta, y de como uno puede ex-plorar, expandir y profundizar su capacidad de darse cuenta.

La mayor parte del libro consiste en experimentos que le piden enfocar su darse cuenta hacia determinadas direcciones para ver qué es lo que puede descubrir. Es increíble cuánto uno puede llegar a comprender de su existencia con el solo hecho de prestar mayor atención a ella y darse cuenta más profundamente de sus propias vivencias. Lo que los sabios han proclamado durante si-glos, es realmente cierto: el mundo está aquí mismo; para recibirlo lo único que tenemos que hacer es vaciar nuestras "mentes" y abrirnos.

Los experimentos descritos en este libro han surgido de mi trabajo en Terapia Guestáltica con grupos de adultos y de la apli-cación de estos métodos a la enseñanza universitaria de la sicolo-gía. Estos experimentos le darán oportunidades para que descubra más cosas acerca de usted mismo, ya sea trabajando solo o con otros, en parejas o en grupo. El que saque provecho o no de estas oportunidades dependerá de cuánto esté dispuesto a comprometerse con ellas.

Cuando comencé a escribir este libro a menudo me pregun-taba cuan útil le sería a aquellos que lo iban a usar solos, sin que alguien los guiara. Un día, mientras Jackie copiaba parte del ma-

18

nuscrito, se dio vuelta hacia mí, con lágrimas corriendo por sus mejillas, y me contó lo que le estaba ocurriendo. Aun cuando su atención estaba dividida entre el escribir a máquina y el viaje de fantasía que copiaba, se encontró comprometida en la fantasía y descubrió algo en ella. Ahora sé que el libro puede serle útil a usted, incluso si trabaja con él a solas.

Más adelante, ella hizo que varios de sus amigos revivieran la fantasía y ellos también aprendieron mucho acerca de sí mismos. Luego uno de estos amigos fue y propuso la misma fantasía con otros amigos, también con buenos resultados. De modo que ahora sé que se puede sacar bastante provecho incluso cuando alguien sin experiencia usa estos métodos. Desde luego, es mejor que la persona que hace de guía o coordinador haya explorado considerablemente su propia capacidad de darse cuenta y que le sea familiar este enfoque y se avenga con él. Este libro es un resultado de la Tera-pia Guestáltica, y a cualquier persona que quiera compenetrarse profundamente y entender plenamente este enfoque, yo le recomiendo "Sueños y Existencia" de Fritz Perls.

Los experimentos de este libro son herramientas. Como todas las herramientas, pueden ser usadas con maestría o torpeza. No es-cribiría este libro si no estuviera convencido de que habrá muchas personas que sabrán usarlo bien. Espero que ustedes lo usarán como usarían cualquier herramienta nueva: cautelosamente, con cuidado y respeto y con conciencia de su grado de comprensión. En la sección titulada Al Coordinador de Grupo o Profesor, describo una serie de maneras como este enfoque puede ser mal utilizado. Si lo usa mal, trabajando con usted mismo, es asunto suyo, pero si tra-baja con otros, por favor lea este capítulo con cuidado y téngalo siempre presente.

Hay muchos libros de automejoramiento que le dicen a uno cómo cambiarse a sí mismo. Cuando uno trata de cambiar, uno se manipula y se tortura y casi siempre uno se divide en una parte que quiere cambiar y una parte que se resiste al cambio. Incluso cuando se consigue un cambio de este modo el precio es conflicto, confusión e incertidumbre. Por lo general, mientras más trata de cambiar, peor se torna su situación.

Este libro se basa en el descubrimiento de que es muchísimo más útil sencillamente tomar más conciencia dándose cuenta de cómo está ahora uno mismo— que tratar de cambiar, o detener, o incluso evitar, algo que hay en mí que no me gusta. Resulta efec-tivo el quedarme con esto y llegar a darme cuenta en profundidad de ello. Uno no puede mejorar su funcionamiento; sólo puede inter-ferir con él, puede disfrazarlo, distorsionarlo. Cuando uno de ver-dad se pone en contacto con su propia vivencia, descubre que el

introducción 19

cambio se produce por sí solo, sin esfuerzo ni planificación. Con un darse cuenta cabal y con la confianza de que saldrá bien, uno puede permitir que ocurra lo que tiene que ocurrir. Se puede apren-der a soltar, y a vivir y a fluir con las vivencias y el transcurso de los eventos, en lugar de frustrarse con exigencias de ser distinto de lo que se es. Toda la energía aprisionada en la batalla entre el tratar de cambiar y el de resistir al cambio, puede utilizarse en vivir la vida que es tan pasiva como activa. Este enfoque no le dará soluciones a los problemas de su vida. Lo que sí hace, es en-tregarle herramientas que podrá utilizar para explorar su vida, sim-plificar y clarificar sus problemas y confusiones, y le ayudará a descubrir sus propias respuestas: lo que usted quiere hacer.



Dostları ilə paylaş:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©muhaz.org 2017
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə