Eduardo sabugal machaen chapingo-zootecnia,generacion 1961-1968


- Oye cabrón, tiene razón Nacho siempre estas al filo de la navaja, medio estudias a última hora. Que no tienes vocación



Yüklə 205,1 Kb.
səhifə3/3
tarix31.10.2017
ölçüsü205,1 Kb.
1   2   3

- Oye cabrón, tiene razón Nacho siempre estas al filo de la navaja, medio estudias a última hora. Que no tienes vocación.

- Bueno ya hojaldras, que vocación voy a tener, si estoy aquí es porque no tengo alternativa.

Cuando menos aquí en el internado, como diría mi padre comemos con manteca. No sé si tenga futuro, pero de lo que si estoy seguro es de que haya en la colonia portales no hay pa’ donde hacerse.

- Bueno, pero cambiando de tema. El sábado que fui a México saliendo me encontré con el pobre ecuatoriano.

Después de la vergüenza, que paso el viernes cuando le dimos la espalda en la formación y de que le tocaran cajas destempladas… Lo hubieran visto todo agüitado con sus maletas caminando por la entrada. Y ni quien lo pelara, le eche la mano con sus cosas. Se iba directo al aeropuerto, a hacer no sé qué tramites de deportación y esperar un vuelo a Quito.

Está bien chavo, tiene dieciséis años, eso le valió pa que no lo mandaran a Lecumberri como a barrios o a Roberto Gómez, o a Cardozo.

Estaba muy arrepentido y llorando en el camión. No sabe cómo se fue a involucrar con esos gandayas

Cuando hicieron el cateo le encontraron una máquina de escribir y quien sabe que otras cosas bajo su cama.

Le pidieron que mientras conseguían clientes, se los guardar en su cuarto.

- Pues que tanto robaron estos jodido, yo pensé que solo robaban carros en México y los traían a esconder acá.

- Entonces el deportivo rojo que andaban presumiendo, era robado que tontos al hacer tanta ostentación.

- Oye Alejandro y cuando hicieron el cateo.

- Los verdes no te dijeron nada del esqueleto de pollo que tienes hay colgado en el techo. Seguramente creyeron que era un animal prehistórico.

Tal vez con su amplia cultura supusieron que se trataba de un Terodáctilos.



  • Ah este chiflado le paso como al personaje de Bruno Traven, el tal Macario su obsesión era comerse un guajolote enterito él solo.

¿Cómo le hiciste para armar todos los huesitos?

- Bueno mate dos pájaros de una pedrada, más bien mate un pollo con dos objetivos, el primero bien lo dices, con esa pinche comida que nos dan quería comerme un pollo entero, el segundo era presentarle al maestro de agricultura el esqueleto armado, para impresionarlo.

Tuve que comérmelo medio crudo para no dañar los huesos claro eh. Ah que trabajo me costó armar las alas, las patas y la cabeza al mendigo pollo, wey.

- Estas bien loco, y si quiera impresionantes al ingeniero Cárcamo con el esqueleto.

- Si me subió la calificación del trimestral y quería que dejara al pollo en el departamento de zootecnia.

Pero se ve mejor aquí en el cuarto, hace juego con los cuadros psicópatas que pinta el Juan.

Ya viste Nacho ese último que hiso sobre un pedazo de lona roja. Que por cierto fe en el día de la exposición que monto la fábrica de tractores.



- Pusistes ahorcados sobre el lienzo, ¿lo pintaste con carbón no?

- Si la idea es imitar el estilo de Goya, el cuadro es en memoria de Mateo.

Estaba próxima la semana Santa, y los internos que podían viajar se preparaban para disfrutar de las vacaciones.

Entregaban los trabajos y efectuaban los exámenes pendientes, el sábado previo, Alejandro iba a México a ver a su novia.

- Te extrañe el domingo, ¿Por qué no viniste?... Me vas a decir que tenías mucho que estudiar

- No lo que pasa es que me arrestaron.

- ¿Y te encerraron?

- Como, crees es una escuela militar no una cárcel. Tenemos que reportamos cada dos horas durante todo el fin de semana, por lo tanto no puedes alejarte mucho del internado.

- ¡Ah, bueno!... ¿Oye y que deporte practicas haya?

- Estuve un tiempo en el equipo de Judo, y jugaba tochito. No soy muy deportista, a raíz de lo que paso en noviembre del año pasado el futbol Americano se vino abajo en la escuela.

- ¿Y qué fue lo que paso?

- ¡No te enteraste!, en los periódicos salió la noticia... José Ruiz Tapia, un compañero al que le decíamos el palomo, perdió el sentido después de una fuerte tacleada en un partido contra los burros blancos del poli y a pesar de los esfuerzos de los doctores. Perdió la vida en el campo.

- Que tragedia.

- La vida esta plaga de lágrimas y rizas, y luego otra vez lágrimas. Cuando iba en primero un compañero inglés murió de leucemia. Poco después otro compañero que tenía cáncer le amputaron una pierna y tiempo después la otra, y al fin que se muere.

Un sábado unos compañeros que venían a México, por esquivar un maldito perro volcaron. Dos de ellos murieron y el otro quedo herido.

Esos malditos perros están por todos lados, me lleva...

Por eso, Sosa los anda cazando con rifle 22.



Uno de los fallecidos era amigo mío, se llamaba Hugo Cabrera. Poco antes hice un viaje con él a Ocotlán Jalisco, de por halla era su familia.

Ahí recuerdo que de regreso le traje un “Equipal” a mi jefe. Fue toda una odisea viajar en tren con ese sillón.



- Ya no te acuerdes de cosas tristes, ¿Tienes que regresar al internado el lunes, o ya estás de vacaciones?

- Uhmm... No, toda vía no.

Tengo que diseñar un experimento para alimentar pollos, y el martes tengo examen de bromatología.

El jueves salgo de vacaciones, por cierto el miércoles se pondrán difíciles las cosas porque el miércoles, es miércoles de ceniza.

- ¿Y porque se ponen difíciles?

- El miércoles de ceniza es un tormento, para los de nuevo ingreso, como parte de las novatadas se les forma en una sola fila en la puerta del auditorio. Se les hace quitar la gorra, la corbata y la camisola. Se les pone ceniza en la frente, y después los pelones tienen que entra corriendo por un pasillo, donde les espera una larga valla de veteranos que los reciben pegándoles con las fajillas en brazos y espalda.

- ¿Y las autoridades de la escuela lo permiten?, y los militares ¿Qué hacen mientras?

- ¡Se hacen de la vista gorda!, de hecho informalmente los verdes autorizan las novatadas, tal vez consideren que es parte de la disciplina militar.

“Así se hacen hombrecitos”... Bueno eso dice un teniente.

- ¿A ti, te hicieron todas esas cosas cuando entraste a la escuela?

- ¡Claro que sí!, Fue difícil, Tenia dieciséis años y me daba pánico, sobre todo en la hora de la cena, no podíamos salir del comedor permanecíamos sentados. Hasta que los veteranos terminaban sus alimento. Y entonces pasaban mesa por mesa.

“Tu pelon y tu también, vengan vamos a una fiesta”

Nos decían y nos amarraban unos con otros con las corbatas que llevábamos puestas.

- ¿Fiesta?

- Si una fiesta para ellos. EL boleto de entrada éramos nosotros, ya en algún cuarto de veteranos nos hacían muchas salvajadas.

- ¿Qué les hacían?

- Bueno escogían a dos novatos, quienes teníamos que colgarnos de las puertas de los closets y aguantar hay. Esporádicamente nos daban fajillasos en la espalda. Y el primero que se bajara era castigado con la “orden”, todavía lo recuerdo y como me irrita.

En ángulo pelón… entonces teníamos que agacharnos y protegernos con las manos las partes nobles, para que nos patearan con el empeine las nalgas.

Por eso y por otras cosas odio las botas militares, si te quejabas te pateaban más fuerte. El sadismo crecía también.

Bueno, ya no hablemos de eso Irma, me indigna haber soportado esas vejaciones.

- ¿Y porque no acaban con eso?

- ¡Ah bueno, es una vieja tradición!

- A mí también toco novatear, pero nosotros hacíamos novatadas infantiles. Bueno eso pensaba antes, por ejemplo reteníamos a un grupo de pelones la salir del comedor y con una regla les mediamos las orejas.

Y al que las tuviera más grandes, le exigíamos que el lunes nos llevara una caja de chocolates de esos de tablilla. Y cumplido el encargo era desde entonces nuestro protegido, por no decir nuestro gato.



Pero en una ocasión un novato me vio con tal odio, que comprendí que lo que para nosotros era un juego, para él era una gran humillación. Desde hace tiempo no abuso de mi condición de veterano.

Pero tampoco puedo ponerme en contra de mis compañeros, sería una especie de traición al grupo. hay códigos de honor no hablados pero que todos aceptamos.

Se supone que al concluir el ciclo escolar, en la fiesta de la quema del libro. Cualquier alumno de primero puede retar a un veterano, y la pelea se vuelve personal eh, nadie se mete.

Claro que para entonces la mayoría ha olvidado sus rencores y deseos de venganza.

- Ah!!! ¡ustedes los hombres están locos!

En el internado los estudiantes de nuevo ingreso, eran recibidos en el edificio principal, por personal militar. Hay se despedían de sus familiares, parecían que ingresaban a un penal. Eran llevados de inmediato a la peluquería en donde eran rapados y así deberían de estar, Todo un año voluntariamente acudirían a la peluquería apenas su cabello tuviera un centímetro.

Si no querían que algún veterano, amenazara con arrancar su cabello con dos monedas. Como todo el plantel usaba el mismo uniforme, los pelones eran fácilmente reconocidos.

Después de la primera rapada, regresaban al edificio principal para la foto, toma de huellas y datos. Todo esto ante la mirada sarcástica de los veteranos. Que como buitres esperaban su turno, después pasaban a la ropería en donde se les entregaban los uniformes, botas y ropa de cama. Y después se les asignaba el cuarto.

- Oye juan hay un novato muy alzado, creo que es de Zacatecas y los sonorupas lo quieren doblegar.

Dicen que ya le pusieron una golpiza, pero el pelón se atrevió a darle una bofetada a uno de ellos. Y escuche que le van a dar un buen escarmiento para quitarle lo rebelde.

- Pobre pelón, con esos cabrones no se puede uno meter, son muy brutos y salvajes.

¿Qué le van a hacer?

- No, no sé pero seguro es algo grueso eh. Para que lo estén planeando con anticipación es que esta grueso.

Hasta la entrada del internado llegaba un ramal de ferrocarril, que en otros tiempos servía para darle salida a la producción de la hacienda como maíz, pulque y ganado.

Esa vía, había quedado en desuso, sin embargo a escasos metros pasaba el tren México Veracruz.

Los veteranos le pusieron un costal en la cabeza al novato rebelde y se lo llevaron a las vías.

Al enterarse los tres chiflados lo siguieron a prudente distancia.

- ¿Qué van a hacer estos canijos?, no alcanzo a ver.

- Creo que lo están amarrando a las vías, vamos a detenerlos.

- No, no espérense en esas vías no pasa el tren solo quieren asustarlo.

- De todas formas.

- Vamos a ver de a como nos toca.

Al escuchar que un tren se aproximaba, el incapaz de ver cuál era su verdadera situación el novato se retorció y grito pidiendo auxilio, pero a pesar de todos sus esfuerzos no pudo liberarse.

El ruido estremecedor del tren lo opaco todo. Las rizas de los cinco veteranos, los alaridos desgarradores de su víctima y los gritos de advertencia de los tres chiflados. Quienes no pudieron llegar a tiempo, para impedir esa ruin novatada, una vez pasado el ferrocarril todos se percataron de que el novato había dejado de moverse.

Los sonorupas sintieron una oleada fría recorrer sus cuerpos, nadie se atrevió a acercarse. Ignacio Juan y Alejandro lo hicieron, lo desataron y cuando le quitaron el costal de la cabeza, se dieron cuenta de que había muerto el muchacho había sufrido un paro cardiaco.

Los que participaron en esa cruel y estúpida broma, fueron entregados a las autoridades judiciales. Y este hecho dio pie a que poco tiempo después, por decisión de los propios alumnos se erradicaran pora siempre las novatadas en el internado.

En 1968 la generación de Ignacio, Juan y Alejandro terminaba sus estudios, y mientras el gobierno preparaba los juegos olímpicos, este internado participaba activamente en un movimiento estudiantil, junto con otras escuelas y universidades.

En octubre de ese año, ocurrió la matanza de estudiantes en Tlatelolco, que dio fin a ese movimiento estudiantil.

Aunque las autoridades y los medios minimizaron lo que hay ocurrió, los estudiantes del 68 no olvidan la profunda e imborrable herida, años más tarde el internado dejo de ser militarizado y dio paso a la creación de la universidad actual.

Este es la historia del internado de Eduardo Sabugal Macahen, Escritor aficionado.

PD;

Este cuento fue una transcripción radiofónica, por lo que puede que pierda algunos datos importantes, o que al oído cambie algunas frases y palabras por otras.

Los nombres y apodos de los personajes involucrados pueden variar por la misma razón. Empleé el uso de guiones para hacer notar el cambio de personaje, pero me faltan notas que describan las emociones vertidas en los diálogos.

Además el texto en si puede estar plagado de errores ortográficos y gramaticales, debido a que lo transcribí en poco más de tres horas. Un texto enorme pero muy detallado de las vivencias de aquellos años.
Yüklə 205,1 Kb.

Dostları ilə paylaş:
1   2   3




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©muhaz.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə