Inauguración Curso 2011



Yüklə 31,27 Kb.
tarix17.08.2018
ölçüsü31,27 Kb.
#71580


SOLEMNE SESIÓN DE INAUGURACIÓN DE ACTIVIDADES ACADÉMICAS DE LA ACADEMIA IBEROAMERICANA DE FARMACIA
La Inauguración de Actividades de la Academia Iberoamericana de Farmacia se realizó el pasado 31 de Enero de 2.010, en el Salón de Grados de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada.
La Sesión fue presidida por el Presidente de la Academia, Excmo. Sr. D. Alberto Ramos Cormenzana, formando parte de la Mesa Presidencial: el Vicedecano de la Facultad de Farmacia de Granada, Ilmo. Sr. D. Rafael Delgado Calvo-Flores, el Presidente de la Real Academia Sevillana de Ciencias, Excmo. Sr. D. Benito Valdés Castrillón, Dra. Dª Susana Guitar Jimenez de Merck Sharp and Dohme España, S.A. y el Secretario, Ilmo. Sr. D. Rafael Díaz Mantis.
Comenzó el Acto con la correspondiente lectura por parte del Secretario de la Academia, Ilmo. Sr. D. Rafael Díaz Mantis, de la Memoria del Curso, anterior (2010), en la que se aprecia la enorme actividad desarrollada por la Academia Iberoamericana de Farmacia.
A continuación se hizo entrega de los Premios otorgados por la Academia en el año 2010. La selección de farmacéuticos y premios concedidos fue la siguiente:

Premio de la Academia Iberoamericana de Farmacia a: D. Julio Juan Gálvez Peralta. Entregó premio: Excmo. Sr. D. Alberto Ramos Cormenzana.

Premio Jóvenes Investigadores a: Dª Pilar Brandi Blanco. Entregó premio: Ilmo. Sr. D. José Manuel Arias de Saavedra Alias.

Premio del Real e Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla a: D. ª Olga Cruz López. Entregó premio: Excmo. Sr. D. Benito Valdés Castrillón.

Premio Merck Sharp and Dohme España, S.A. a: Dª Rocío López Posadas. Entrega premio: Dra. Dª Susana Guitar Jiménez de Merck

Premio de la Asociación Benéfico – Docente “Prof. Vicente Callao” a: Dª Mª Dora Carrión Peregrina. Entrego premio: Ilmo. Sr. D. Rafael Delgado Calvo-Flores.


El Excmo. Sr. Presidente de la Academia felicitó a los premiados agradeciendo la participación de todos los solicitantes, que han hecho muy difícil, la evaluación al jurado calificador, por la valía y calidad de los currículum y proyectos presentados.
A continuación Clausuró el Acto con las siguientes palabras:
Quiero iniciar este Curso Académico 2011, transcribiendo escrito recibido de un Profesor a quién mucho valoro y aprecio, hoy académico de Honor de la Academia Iberoamericana de Farmacia, fue catedrático y rector de esta Universidad, quién a su


vez, me ruega transmita “…en el momento oportuno la más cordial enhorabuena a todos los premiados”, sin duda este es el momento oportuno. En su carta desea los mejores augurios para el año que comienza y añade “…en el que la comunidad académica y científica deberá concluir su larguísimo período de silencio y movilizar a la sociedad civil para los cambios radicales que son tan apremiantes”, quién firma la carta no es otro, como supongo habrán imaginado, que el Excmo. Dr. D. Federico Mayor Zaragoza.
En todos los actos académicos suelo realizar una breve intervención, en el de hoy he considerado conveniente, tras leer parte del escrito del Prof. Mayor Zaragoza, extenderme un poco más, aunque considero no sea mi caso respecto al periodo de silencio, si me sirve para avivar mis sentimientos respecto a esa tan necesaria movilización de la sociedad. En consecuencia me parece oportuno comunicar a los asistentes y académicos, alguno de mis pensamientos relativos a las Academias en general y la Academia Iberoamericana de Farmacia y su funcionamiento, en particular. Apenas acabamos de iniciar el año 2011 en este joven nuevo decenio, al que juzgo decisivo para la vida de nuestra Academia. Se ha hablado mucho del papel que deben jugar las academias, dentro del siglo actual en que vivimos, de avances científicos vertiginosos, junto al impresionante resurgir de la informática con todos los pros y contras que ello conlleva, circunstancias que nos arrastran a una situación muy diferente a la de las Academias cuando surgieron, durante el período de la Ilustración. La lógica preocupación de las Academias, promueve la organización de Congresos, con una cierta inquietud sobre las mismas, como ocurrió, en la pasada reunión organizada en su día por la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, hace ya diez años, del ayer al hoy en el “Mundo de las Academias”.

En momento de crisis, tan difícil como en el que nos encontramos, podríamos bajar los brazos, para justificar una reducida actividad de nuestra academia, de manera tan sencilla como realizar un aviso en el que anunciáramos la suspensión parcial de las actividades de la Academia, con argumentos tan simples y contundentes como el hecho de no poder cumplir lo programado debido a no recibir las subvenciones concedidas y en consecuencia no plasmadas a efectos contables, bien porque las instituciones, hayan reducido la subvención, no las hayan hecho efectivas, o bien porque debido a la situación de crisis, que también afecta a la cultura del medicamento, no se disponen de fondos. Casos en los que sin otro tipo de comentarios, como ha ocurrido en algunas Academias, paralizan su actividad, sin más observación que un simple anuncio: Queda suprimido el ciclo previsto o se suspende tal actividad, anteriormente anunciada.


En una reciente entrevista sobre la Academia, por cierto colgada en la pagina web: www.andaluciainvestiga.com y en la revista electrónica Andalucía Innova, me realizaban diferentes preguntas respecto a ¿Por qué surge la necesidad de crear una Academia Iberoamericana de Farmacia?, también preguntaban sobre la existencia de


grupos de investigación propios en la Academia y caso de no ser así qué se hacía para promocionar la investigación y así cumplir los fines de la Academia; ¿Cómo se desarrolla el fomento de las relaciones entre farmacéuticos españoles e iberoamericanos? ¿Qué relaciones mantiene la Academia con la Universidad en general y con las Facultades de Farmacia de Sevilla y Granada? Junto a otras preguntas y cuestiones personales, sobre investigación.
Me van a permitir que exponga alguno de esos puntos en esta solemne inauguración del presente año Académico.
Considero han existido numerosos argumentos fehacientes respecto a la necesidad histórica, para la creación de la Academia Iberoamericana de Farmacia. Tras el descubrimiento de América, se produjo un intercambio comercial, político y humano, entre Europa y Latinoamérica, intercambio, mantenido de forma constante desde aquella época.
Quisiera, por este motivo resaltar la importancia, de ese trasiego de cultura y mercancías entre ambos continentes, para, apoyándome en los aspectos de intercambio descritos en la bibliografía científica, constatar que tal intercambio debe seguir como una necesaria y beneficiosa continuidad entre todos los países de habla hispana. Se ha escrito, sobre la primera impresión que tuvieron los españoles en el nuevo continente, de asombro y fascinación a la vez al contemplar en los mercados verdaderas “calles de herbolarios”, junto a la profusión de remedios para todo género de enfermedades que allí pudieran encontrarse. Debo señalar, la importancia en aquel período, del trasiego de plantas medicinales, con ese fluir de medicamentos de Latinoamérica hacía Europa, y la interesante influencia entre ambos continentes, en los que España ocupara un lugar preferente. Parece razonable que se continúe dicho intercambio de conocimiento puesto que esa influencia fue recíproca, baste recordar el impresionante viaje a Latinoamérica de Francisco Javier de Balmis, encabezando la famosa expedición filantrópica de la vacuna de la viruela a América. En nuestros días, sigue teniendo importancia el intercambio comercial y científico, por esa influencia lingüística entre países hermanos.
Si mi respuesta fue correcta, la Academia Iberoamericana de Farmacia, tiene sobrada razón de existir, queriendo ser realista el problema ahora se puede plantear, en si esta cumple con su función, si los académicos tienen interés en la propia actividad de la Academia o si simplemente representa un punto más como mérito en su valoración personal. El farmacéutico tiene responsabilidades y funciones allí donde se encuentre, tal es el caso de los farmacéuticos académicos, pertenecientes a la Academia Iberoamericana de Farmacia, quienes deben corresponder a las esperanzas puestas, cuando ingresaron en su día debido a sus grandes méritos científicos y valía profesional. Doy fe de tal hecho.

Respecto a la promoción de la investigación, no existen grupos propios, tal como se preguntaba, pues la mayoría de los Académicos investigadores realizan su labor dentro de determinados grupos de investigación a los que pertenecen. En consecuencia, para cumplir con los objetivos previstos en los estatutos de la Academia, se contribuye a dicho fin, a través de la divulgación de los recientes avances en el campo de las Ciencias Farmacéuticas y su fomento en las periódicas sesiones científicas, que se vienen desarrollando y en los cursos de formación para profesionales.
Se motiva la investigación mediante la concesión de premios anuales de investigación. Los premios van dirigidos a farmacéuticos investigadores que posean nacionalidad española o de cualquier país de Latinoamérica, que se encuentren en posesión de méritos profesionales y científicos suficientemente acreditados. En principio cualquier tipo de investigación en las ciencias farmacéuticas tiene cabida, aún cuando a veces los premios otorgados están condicionados por la entidad que subvenciona tal concesión. Hoy día, como comentaba al principio, debemos congratularnos por el éxito de los premiados. Estoy seguro, para algunos, les servirá como estímulo y acicate en el continuo desarrollo de una importante labor en su actividad farmacéutica; para otros representa el reconocimiento a ese quehacer profesional. En este momento deseo agradecer la participación de todos los solicitantes, que constato han hecho muy difícil la evaluación del jurado calificador, por la valía y calidad de los curriculum y proyectos presentados, el éxito siempre es mayor cuando existe una elevada competición.
De excelente debo catalogar la relación existente con las Facultades de Farmacia de Sevilla y Granada, así como las respectivas Universidades. También de excelente la colaboración con los Colegios Oficiales de Farnacéuticos de España y el Consejo Andaluz de Colegios Farmacéuticos de Andalucía; de igual manera deseo resaltar el apoyo de las Cooperativas farmacéuticas. Quiero expresar mi más profundo agradecimiento a tales Instituciones, pues nos facilitan y a la vez permiten desarrollar las actividades de la Academia Iberoamericana de Farmacia en una docta y ardua labor.
Deseo destacar la colaboración existente, entre las diferentes Academias nacionales, reflejada en los acuerdos del Monasterio de Samos, en el pasado mes de Mayo, donde tuvimos la oportunidad de celebrar la primera reunión nacional de Academias de Farmacia.
En relación a las actividades de la Academia, resaltaría dos: el fomento de relaciones con Latinoamérica y el incremento en la labor que venimos desarrollando. Tarea de acción numerosa, desde la gestión en la búsqueda de recursos, promoción de las relaciones de intercambio entre Latinoamérica y España; organización de conferencias, comunicación de resultados de investigación, participación en sesiones de


divulgación farmacéutica y fomento de encuentro entre académicos de las diferentes Academias existentes en Iberoamérica. Concretamente este mismo año se va a celebrar en Cartagena (España) en el mes de Mayo el IV Encuentro de Academias Iberoamericanas de Farmacia, organizado por la Academia de Farmacia Santa María de España de la región de Murcia.
Dentro de los numerosos y variados mecanismos utilizados, como conversaciones personales, tertulias científicas, solemos aprovechar los desplazamientos realizados a uno u otro lado del océano para efectuar otras actividades.
La Academia, como tal participa siempre que se la requiere, sea en la península Ibérica, o Latinoamérica, a pesar de las enormes dificultades económicas que supone nuestro desplazamiento, siempre vamos a hacer un esfuerzo especial. Intentamos programar con la debida antelación esas actividades: tanto sesiones deliberantes académicas, como el solemne acto de ingreso de nuevos académicos. Estos son los procedimientos útiles para intercambiar opiniones y conocimientos. Considero constituyen los cauces adecuados para intentar transmitir nuestro apoyo e ilusión dentro de la positiva labor que se realiza. Esa participación conduce al fomento de relaciones entre farmacéuticos españoles y latinoamericanos y así poder cumplir con uno de los objetivos de nuestros estatutos.
La Academia edita preferentemente los discursos de ingreso de nuevos académicos, pero también determinados cursos organizados, otras publicaciones de carácter divulgativo y los estatutos y reglamento de régimen interno de nuestra academia. Hemos llegado a un acuerdo con los dirigentes de OFIL (Organización de Farmacéuticos Ibero Latinoamericanos) para que en su revista sean publicados los discursos y otras publicaciones de la Academia y al propio tiempo se pueda utilizar como órgano de difusión de la misma. Quiero agradecer a nuestro académico Ilmo. Dr. D. Alberto Herreros de Tejada, por su valiosa aportación en este logro.
¿Es factible con la subvención que recibimos, realizar toda esa actividad y proyección? La respuesta a esa pregunta es No. De alguna forma, ya el año pasado me refería a este tema comentando nos encontrábamos en una situación muy difícil, por nuestra maltrecha economía.
Para lograr todo ello, se requiere un adecuado aporte económico, por lo que la Academia se encuentra abocada a una nueva tarea: como muy bien conocen algunos Académicos, estamos trabajando en la creación de una Fundación de la Academia, que llevará el nombre de Fundación Vicente Callao de la Academia Iberoamericana de Farmacia, que pueda sostener económicamente parte de sus actividades.

Estoy seguro, dentro de este contexto, se van a seguir produciendo ilusiones y decepciones. No deben minar nuestro intento de estimular la actividad, quehacer profesional y pensamiento científico. Posteriormente la sanción de los siglos justificará o castigará la labor de quienes nos enfrentamos a un período académico económicamente difícil, pero lleno de ilusión en quienes compartimos la idea de aquellos académicos pioneros y forjadores de la Academia Iberoamericana de Farmacia.


Es necesaria una revitalización de las actividades de las academias en todos los aspectos y matices para los que fue creada, como institución llamada a opinar sobre los temas de su especialidad. ¿Por qué si es una de sus funciones, no es más utilizada?.
He manifestado en numerosas ocasiones en alguna de mis intervenciones mi deseo de poder transmitir mis pensamientos, como orador, escritor, pintor, e incluso como si de un director de orquesta se tratara, para trabajar con el material de que dispongo y poder llegar a realizar alguna bella obra de arte, que constituyera esa armonía del conocimiento. Reconozco, con cierta tristeza, mi escasa calidad como orador, escritor, pintor y menos aún como Director de orquesta, en cambio, si me siento capacitado para aportar todo lo que soy capaz, llegar hasta el límite de mi esfuerzo personal.
A veces el conocimiento de la existencia de pequeñas obras virtuosas nos sirven de paradigma, en forma tal que pueden llegar a arrebatar nuestro ánimo conduciéndolo, en un conato práctico, a una invitación de actividad moral y estética, digna de ser imitada. En este sentido, como si de una enfermedad infecciosa se tratase, me gustaría poder contagiarles, por el sentimiento que me embarga para conseguir canalizar ese esfuerzo, sin otras preocupaciones que las del sencillo trabajo en el seno de la Academia.
No quiero olvidarme, en el capítulo de agradecimientos a todas las Instituciones, Facultades de Farmacia y las propias Universidades de Sevilla y Granada, Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Consejo General y Consejo Andaluz de Colegios Farmacéuticos, Farmanova y Cooperativas Farmacéuticas asociadas, junto a los laboratorios Lilly y Merck Sharp and Dhome España, S.A., que de una u otra forma aportan su colaboración en la vida de la Academia. Y como no, gracias de forma muy especial a los asistentes a este acto, vuestra presencia es muy importante, más aún, teniendo en cuenta que la Academia no ha sufragado gasto alguno de desplazamiento, también disculpar a quienes, por esta causa, no hayan podido realizar su desplazamiento.
Con la premisa de las actuales circunstancias, debemos seguir trabajando con humildad y a la vez con el deseo de que la vida de la Academia Iberoamericana de

Farmacia, fructifique, no para un engreimiento personal, sino con la satisfacción del trabajo bien realizado para poder ofrecer un legado científico positivo a nuestra sociedad, es lo que cabe esperar de una institución como la nuestra.

Quedan inauguradas las Actividades de la Academia Iberoamericana de Farmacia 2011.

Se levanta la Sesión.


Alberto Ramos Cormenzana

Alberto Ramos Cormenzana







Yüklə 31,27 Kb.

Dostları ilə paylaş:




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©muhaz.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə