Año 5 número 11



Yüklə 0,87 Mb.
səhifə2/6
tarix31.10.2017
ölçüsü0,87 Mb.
1   2   3   4   5   6

¿Y LA AUTOESTIMA? BIEN, GRACIAS.

Lie. Héctor D. Klurfan



"El respeto a mi mismo significa el reafirmarme en mi valía personal, es una actitud

positiva hacia el derecho de vivir y ser feliz, es el sentimiento de bienestar al reafirmar de

forma apropiada mis pensamientos, mis deseos y necesidades.
La

autoestima comienza a desarrollarse cuando uno es querido, aceptado

y

valorado por el simple

hecho de existir.

¿Quién no escuchó o leyó la frase "Ama a tu prójimo como a tí mismo"? ¿Es posible amar bien a alguien si uno no tiene suficiente amor hacia uno mismo? Esta es la cuestión.

Si yo no me estimo lo suficiente, ¿cómo puedo estimar a los demás? o si no tengo, ¿qué podré dar? ¿si no me quiero, cómo podré querer? KarlTomm, terapeuta canadiense, decía que "una vida dominada por la culpa era una sentencia a cadena perpetua". Yo quisiera modificar esta frase y transformarla como sigue: "Una vida dominada por una baja autoestima es un pasaporte a la infelicidad". Humberto Maturana alguna vez comentó que él iba a proponer en una próxima reunión en las Naciones Unidas que se aumentara el número de los Derechos Humanos internacionalmente reconocidos en al menos dos nuevos derechos: el derecho a equivocarse y el derecho a cambiar de opinión. Yo propondría además, el derecho de cada persona a desarrollar y defender su autoestima. Desde mi conceptualización, la autoestima es algo que está vivo, que cada uno de nosotros debe alimentar constantemente, que no se constituye de una vez y para siempre, y que se va modificando de acuerdo a nuestros logros y a las experiencias compartidas de aceptación o rechazo. A veces me descubro diciendo a algunos pacientes que nuestro peor enemigo somos nosotros mismos.

Algunas personas con las que he dialogado sobre el tema me preguntaron si desarrollar una gran autoestima no es sinónimo de egoísmo. Yo no lo veo así. Creo todo lo contrario. Egoísta es no quererse a uno mismo, no darse a uno mismo. Porque entonces estaremos insatisfechos. Yeso es lo único que podremos compartir con nuestros seres queridos: nuestra insatisfacción. El tema de la autoestima tuvo un desarrollo incipiente durante los años 60 y 70 en Estados Unidos. En esa época los terapeutas más reconocidos entre los que abordaron ese concepto fueron Virginia Satir y Carl Rogers.

Virginia Satir frecuentemente hablaba de la importancia de la autoestima, pero no llegó a teorizar sobre la misma. Por su parte, Rogers se centró en un aspecto de la autoestima: la aceptación de uno mismo.

Durante los años 80 se publicaron varios artículos sobre el tema en revistas internacionales y el concepto adquirió un nuevo impulso a partir de la Primera Conferencia Internacional sobre Autoestima, realizada en Oslo, Noruega, en 1990. Allí concurrieron educadores, psicólogos y psicoterapeutas de todo el mundo para participar en los talleres y seminarios dedicados al examen de las aplicaciones de la autoestima en cuanto al desarrollo personal, los sistemas educativos y los problemas sociales en general. La conferencia inaugural la dio Nathaniel Branden, quien está considerado el mayor experto

Counselors 6

actual en la materia. A partir de dicha Conferencia se constituyó el Consejo Internacional sobre Autoestima, en el que están representados cada vez más países. Brander considera que la autoestima es la salud de la mente.

En su último libro, "Los seis pilares de la autoestima", Paidós, 1995, da la siguiente definición formal, "La autoestima es la disposición a considerarse competente para hacer frente a los desafíos básicos de la vida y sentirse merecedor de la felicidad". En dicha obra intenta dar respuesta a los siguientes interrogantes: ¿Qué es la autoestima? ¿Por qué es importante? ¿Qué podemos hacer para elevar el nivel de nuestra autoestima? y ¿Qué papel desempeñan los demás en el desarrollo de nuestra autoestima? La autoestima está constituida por factores internos; ideas o creencias, prácticas o conductas, y factores externos, o sea, los factores del entorno: los mensajes transmitidos verbal o analógicamente tanto por los padres, educadores o personas significativas para nosotros, como por la cultura en general.

Cuenta Nathaniel Branden que durante sus entrevistas con sus clientes encontraba siempre un denominador común: una sensación de insuficiencia, de no ser bastante, de sentir culpa, vergüenza o inferioridad. En síntesis, una falta de aceptación de sí mismo, de confianza en sí mismo y de amor a sí mismo. En otras palabras, un problema de autoestima era la base de la mayor parte de las consultas que él recibía.

A partir de su experiencia, concluyó que de todos los juicios que formulamos en la vida, no hay ninguno tan importante como el que formulamos sobre nosotros mismos.

Nuestra identidad personal está constituida por lo que sabemos de nosotros mismos y por cómo nos describimos como personas. Pero lo que sabemos de nosotros mismos está constituido en su mayor parte por las prácticas culturales de clasificación, descripción, etiquetado, segregación, etc.; en las que nos movemos. Cuando los miembros de una familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo o los profesionales piensan que una persona "tiene" una cierta característica o un

problema determinado, ejercen un poder sobre esa persona al condicionarlo a actuar bajo ese rótulo. (Quien quiera confirmar esto con más rigor puede recurrir a una investigación realizada en Estados Unidos por David Rosenhan titulada "Estar sano en un lugar para insanos".) A su vez, la persona se ve a sí misma como los demás la ven (uno podría preguntarse, al igual que en el proceso circular del huevo y la gallina, qué viene primero, pero a los efectos de este artículo es irrelevante). Esto genera un circuito de retroalimenación que Freud llamó la profecía autocumplida. En otras palabras, los rótulos que nos ponen o nos ponemos (inteligente, simpático, audaz, tarado, lento, ambicioso, egoísta, inocente, etc., etc.) condicionan nuestros comportamientos, cuyas respuestas en los contextos en que se desarrollan vuelven a alimentar la manera en que pensamos acerca de nosotros mismos y así el circuito se vuelve sobre sí mismo en una danza continua. Esto no es bueno o malo en sí. Depende si generamos una autoestima buena para nosotros y nuestras circunstancias, donde


"LUNA DE PAPEL"

LIBRERÍA

Escolar- Comercial-Fotocopias Anillados- Libros

Textos afines a la carrera

Apuntes a $ 0,08 por página

Consultar por descuentos especiales



Tarjetas de crédito

Avda. Córdoba 4490- Capital (Al lado de Holos)

Agradeciendo y apoyando la

obra de la Asociación Argentina de Counselors

María Van Rafelghem

Counselors 7

la respuesta del contexto corrobora nuestra propia visión, o si por el contrario, lo que obtenemos es una connotación negativa de nuestra persona por vernos involucrados y aceptar definiciones descalificadoras de nosotros mismos.

La autoestima no es el sustituto del conocimiento y de las habilidades que uno necesita para actuar con efectividad en la vida, pero aumenta la probabilidad de que uno las pueda adquirir. Por otra parte, en un mundo altamente competitivo, y como lo ha definido Georges Harris, "la era de la elección consciente", cada vez estamos más presionados a tomar decisiones y si carecemos de la autoestima adecua-

da, las posibilidades de elegir, aún con todas las limitaciones a que nos vemos sometidos, nos van a generar un enorme caudal de ansiedades y angustias. La autoestima tiene dos componentes relacionados entre sí. Uno es la sensación de confianza frente a los desafíos de la vida: la eficacia personal. El otro es la sensación de considerarse merecedor de la felicidad: el respeto hacia uno mismo. La eficacia personal significa confianza en el funcionamiento de mi mente, en mi capacidad para pensar y entender, para aprender, elegir y tomar decisiones; confianza en mi capacidad para captar los hechos de las realidades que entren en el ámbi-

to de mis intereses y necesidades; en creer en mí mismo. El respeto a mí mismo significa el reafirmarme en mi valía personal, es una actitud positiva hacia el derecho de vivir y ser feliz, y el sentimiento de bienestar al reafirmar de forma apropiada mis pensamientos, mis deseos y necesidades.

Como dice Dorothy Briggs en "El niño feliz" la autoestima comienza a desarrollarse cuando uno es querido y aceptado y valorado por el simple hecho de existir. Pero esa es condición necesaria, no suficiente. Así como se hace con las plantas, a la autoestima hay que regarla cada día un poquito para permitirle alcanzar su máximo potencial.


CENTRO DE APRENDIZAJE ESTABILIZADO

(TAMPA, FLORIDA, USA)

¿Su hijo tiene problemas de aprendizaje en la escuela?

¿Lo hace de una manera diferente al resto de los chicos?

Casos de dislexia, ADD (Atention Déficit Disorder),

SLD (Slow Leaming Disorder), ADHD (Atention Déficit and Hyperac-

tivity Disorder).

En los Estados Unidos de Norteamérica se ha iniciado con enorme

éxito la aplicación del SLS "STABiLIZED LEARN1NG SYSTEM",

basado en el aprendizaje a través de movimientos motores, junto con

estímulos auditivos y visuales.

De esta manera se logra ayudar al estudiante a enfocar y concentrarse

mejor, además de bajar su impulsividad y ansiedad.

En el Estado de Florida existe» "Centros de Aprendizaje estabilizado",

consulte para mayores datos a:

Dr. Michelini Norris, al teléfono 001-813-960-8945, en la ciudad de

Tampa, Florida.

El rápido aprendizaje estimula al alumno y aumenta su autoestima,

acelerando más aún su evolución. Lo que toma años por los sistemas

convencionales puede obtenerse por el "SISTEMA DE APRENDIZ AJE

ESTABILIZADO" en seis a doce meses.

Su creador, Dr. Lyman, posee más de cuarenta años de experiencia en

enseñanza a chicos con discapacidad en el aprendizaje.

TALLER SOBRE AUTOESTIMA

TEÓRICO VIVENCIAL

Comienzo Viernes 22 de Agosto

Horario 14 a 16 horas

Duración Ocho viernes consecutivos

Lie. Héctor D. Klurfan

Informes: 822-4599 864-0834 Julián Alvarez 2456, 2- E - Buenos Aires

Del dolor a poder reconstruir

M

, e impulsa escribir este artículo ciertas reflexiones que a partir de mi experiencia y la de otros, quisiera compartir.

Vivimos en una sociedad donde los valores que imperan son el éxito, la belleza, la juventud. Hay que ocultar o tratar de disimular si no se es tan joven, si no se es tan bella, si no se tiene tanto éxito. Existe una actitud de dejar de lado la incertidumbre, los dolores, los sufrimientos propios y ajenos. En el saludo nos adelantamos a preguntar y a dar la respuesta: ¿Qué tal? ¿Estás bien, no? Para el interrogado sortear el bien y entrar en sus problemas no es fácil. El que interroga no quiere saber.

Los problemas, los sufrimientos, se pueden sentir como desafíos, como situaciones a vencer o se pueden sentir como situaciones que nos doblegan, donde es difícil vislumbrar el camino a seguir. Muchas veces podemos oscilar entre sentirnos fuertes o vencidos. Cuando lo que ocurre lo vivimos como un desafío, estamos bien armados para enfrentar el problema y encontrar la solución.

Cuando no sabemos qué hacer, las emociones: dolor, tristeza, bronca, tienen primacía.

La vida se suspendió, quedó ahí, no hay futuro y menos ventajoso. Por supuesto que me estoy refiriendo a los duelos y a las pérdidas que determinan crisis psicológicas. La palabra crisis, en chino significa peligro y oportunidad, y es así como de situaciones graves: muerte de un ser querido, pérdida de nivel económico, las personas pueden salir enriquecidas

porque cambian su filosofía de vida. Integrando esta nueva experiencia que da nuevos conocimientos sobre la vida, sobre uno mismo y sobre la de otros. Se profundiza o se conocen aspectos desconocidos.

El dolor, el sufrimiento generalmente aumenta nuestra sensibilidad y nos da una mayor apertura para captar lo que otros pueden sentir. Esta situación de crisis puede ser incorporada en el desarrollo de la vida como un ítem de fuerza y poder. Pero no siempre se logra convertir la desgracia en un logro, en otras oportunidades lleva al deterioro, a la enfermedad o a la muerte. Por ello es necesario solicitar ayuda profesional. ¿Qué necesitan las personas que están en crisis? Apoyo y afecto. Es frecuente que se encuentren con otros que desean que se callen, que no hablen, que no molesten, que sufran en silencio y si están lejos, mejor! Hay veces que no dimensionamos adecuadamente lo importantes que somos para el que sufre. Escucharlo, darle una mano, simbólica o literalmente, ofrecerle nuestra ayuda puede colaborar a encontrar la salida.

Me contaba una persona que había quedado viuda, que al volver a su casa después del entierro, se encontró con las cosas de siempre: pero todo era distinto, su esposa no estaba, el vacío y la soledad eran infinitos. Un vecino le envió unas líneas ofreciéndole ayuda; ¡esa pequeña esquela significó tanto! No estaba tan solo, una persona se interesaba por él. En una crisis los recursos que se manejaban en la vida ya no sirven. Por eso definimos las crisis como un

Lie.

Ana María Cirio

Crisis,

ideograma

chino que

significa

peligro y

oportunidad.

De

situaciones graves se puede salir enriquecido, y convertir la desgracia en un logro.

Counselors 9

colapso en la resolución de problemas.

La exigencia supera los recursos.

Los puntos centrales de una crisis son:

  1. Desorganización.

  2. El afrontamiento o las formas
    usuales de resolver los proble
    mas se han trastornado.

  3. La resolución puede ser nega
    tiva o positiva.

Se presenta una situación nueva que requiere de una respuesta nueva y que implica una actitud creativa.

Muchas personas describen la vivencia de una crisis como un terremoto, como un huracán que desorganizó todo. Nada queda en pie, nada queda como antes. El individuo tiene que llevar a cabo despacito una nueva orga-

nización y encontrar un nuevo sentido a la vida. El suceso que le ha atacado las creencias: "a él no le iba a pasar", "creía que siempre iba a ser así". Este es un proceso doloroso, la destrucción de lo que creía para dar paso a nuevas creencias y valores.

Es muy frecuente que tengan dificultades para pensar y concentrarse.

Es conveniente revisar ideas y decisiones con personas capacitadas, familiares o amigos y postergar las decisiones que sean factibles.

Las emociones fuertes son malas consejeras.

Es característico que un problema esté asociado o encadenado a otros, por ejemplo la pérdida del trabajo puede determinar

problemas familiares. Es conveniente encarar y resolver un problema por vez. Las personas que sufren tienen baja su autoestima. Es un buen recurso tener presente los lados valiosos o fuertes para apoyarse en ellos.

El aporte de los que lo rodean es valiosísimo, desde mostrarle la importancia de su existencia, pensar con él, elevarle la autoestima y darle sincero interés y afecto.

La resolución positiva de una crisis psicológica dependerá del suceso desencadenante, de los recursos personales y de las redes de apoyo.

El poder encontrar una forma de vida valiosa determinará que el suceso desencadenante sea en la trama de la vida un hito más.




Counseling

Susana Oller 903-0100 Sara Sanmartino 804-7490 Graciela Balbiani 801-3002

Viamonte 1336 -11° Piso "66", Cap. Fed.



Psicodrama Pedagógico

CURSOS PARA DOCENTES

Profesora Susana Etcheverry

H. ¡rígoyen 66 - 2S P. 9 - Martínez - 793-4052

MASAJE TERAPÉUTICO ARMONIZADOR CON ACEITES ESENCIALES



MARIANA LAURA REZK MASOTERAPEUTA

SOLICITAR ENTREVISTA AL 932-5195

Counselors 10





Yüklə 0,87 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   2   3   4   5   6




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©muhaz.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə